En Hogwarts los años han pasado, y es hora que una nueva generación dejé su huella en las paredes de la mágica escuela. ¡Ven y sé parte de la Tércera Generación!
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
El foro ha sido re-abierto y los usuarios antiguos deben pasar al Tablón de Anuncios para registrarse.

Comparte | 
 

 Compartimiento a la Francesa

Ir abajo 
AutorMensaje
Dominique Weasley
Alumno de Ravenclaw.
Alumno de Ravenclaw.
avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Compartimiento a la Francesa   Miér Jul 22, 2009 3:39 am

[Privado]

1 de Septiembre


Esa fecha me venía rondando la cabeza desde hacía unos días, e irremediablemente el tiempo parecía transcurrir con más rapidez en los momentos en los que pensaba en ello.
Había hecho mis mejores esfuerzos por intentar hacer que los minutos no pasasen, y hasta había rondado la idea de contactarme con un traficante para conseguir un giratiempos, pero sabía que debía enfrentarme a las cosas, y huir no era una de mis opciones.

El estar en la Estación King Cross, traía a mis contradictorios sentimientos, el anhelo de estar en Hogwarts, la gente y las clases, se mezclaban con la añoranza que sabía que tendría a mis padres y en realidad, a toda mi familia, con la cual era muy unida, la libertad del verano, entre emociones riesgosamente automovilísticas y dragones, quedaría atrás.

Dominique se hallaba sentada placidamente en uno de los compartimientos de la locomotora que la llevaría a Hogwarts, eran exactamente las 10:42, lo había comprobado hacía unos segundos, en su regazo descansaba abierto en la página 75 el volumen II de ‘Anatomía de las grandes y fabulosas criaturas’, y ningún ruido podía oírse a la redonda, exceptuando que el ronroneo del tren emitía de vez en cuando.
Era increíble, que el tren continuara llevándolos cada año al castillo, sin ningún problema y a pesar de que debía acostumbrada, cada año adoraba esa locomotora escarlata y sus mullidos asientos, tanto así, como al carro de las golosinas.
Esa mañana en su casa, se había llevado un fiasco por delante, se levanto desinfectando todo a su alrededor, y se dirigía a levantar a Louis cuando su madre salio del tocado, avisándole musicalmente, que su hermano se había ido ayer por la noche a dormir a lo de un amigo del colegio y que iría con el a la estación. Mi cara había tomado una expresión poco amigable, y me dedique a alistarme para el desayuno. Louis me escucharía en el tren, desde pequeños íbamos juntos al andén y nos encontrábamos con la familia allí.

Cuando me encontré lista, un pulóver color marfil junto a un Jean y unas cómodas botas de taco bajo, me dispuse a anunciarlo, demasiado temprano quizás; mis padres lo habían notado, pero tenía un semblante serio y ellos suponían saber porque, luego de llanto y abrazos en una estación meramente vacía, arrastre mis pertenencias por un suelo húmedo por la lluvia que había caído unas horas antes, y me tire en uno de los mejores compartimientos que había visto.
Privilegios de llegar antes que todos lo hiciesen.

Había estado leyendo hasta hacía algunos minutos, la lluvia comenzaba a caer de nuevo, y golpeaba las ventanas del compartimiento en el que me encontraba, mis ojos se dirigieron inconcientemente a la ventana, y se quedaron allí, profundos y pensativos. Evocando recuerdos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Scorpius Malfoy
Prefecto de Slytherin
Prefecto de Slytherin
avatar

Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Miér Jul 22, 2009 5:07 am

Este año quise romper la tradición de esperar hasta el último momento para subir al tren. Mi padre se quedó estupefacto cuando le dije que prefería subir de una vez que posponer lo inevitable, pero mi madre sabe muy bien por qué mi comportamiento errático. Días antes entre lo ansioso de regresar al Colegio y la sensación extraña que me producía no saber nada de la odiosa sabelotodo. Entre los recovecos de mi mente urdí un plan. El plan perfecto para no tener que verla ahí parada mientras se despedía de sus miles de familiares. Miré por última ocasión a mis padres, sonriéndoles.

- Nos veremos en Navidad - Les dije serio, para después entrar al tren.

La entrada era lo sencillo, como de costumbre. Mientras buscaba mi compartimento, recordaba por qué había decidido vestirme tan elegante si solo viajaría en tren hasta la escuela. ¿Quizá por que no podré vestir normal seguido? Era por eso que el pantalón negro de vestir hacía juego perfecto con la camisa negra fina, que desabotonada hasta el inicio de sus pectorales, realzaba mi cadena de oro blanco. Arriba de la camisa me puse una chaqueta oscura. Nada llamativo. Valía la pena intentar verme bien por las chicas que no pasarían desapercibida la intención.
Caminé pasando por delante muchos compartimentos y me fui del lado directamente opuesto del ala del tren donde los Slytherin suelen sentarse. ¿La razón? No necesito plática superficial en estos momentos.

Después de una docena y de haber pasado hasta el último vagón, entré al primero. Me senté pegado a la puerta solo mirando el paisaje detrás de los dos vidrios que me separaban del exterior. Aunque aún el tren no estaba en movimiento, los ladrillos color rojo vivo y su falta de figura corporea era interesante. Interesante en este momento, que no quiero que mi mente trabaje para nada. Debía estar en blanco, preparando mi "Poker-Face" para este curso escolar.

Volteé la nuca y parpadeé un par de veces. Una chica rubia del lado opuesto del compartimento obsevaba fíjamente hacia afuera.

No le di importancia y volví a mirar del otro lado. Aunque el rojo de los ladrillos me hacía evocar otra cosa que no era algo que pudiese compararse con el concreto, sino, parte de alguien.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dominique Weasley
Alumno de Ravenclaw.
Alumno de Ravenclaw.
avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Miér Jul 22, 2009 5:56 am

El sonido de la lluvia solía calmarla de niña, eso al vivir en un país como Inglaterra, significaba que cada vez que necesitaba calmarse, tenía su fuente directa en el exterior.
En aquel momento, mi mirada atravesaba la ventana del cómodo y pulcro, extremadamente pulcro gracias a mí, y se fijaba en las millones de gotitas que caían a la vez, transformando el paisaje verde que se veía junto a las vías.
Si, sabía que había escuchado un ruido, que este había interrumpido mi conexión, y que en otra ocasión me hubiese girado a ver de quien se trataba, y sin tener una remota idea del porque, no lo hize. Seguramente era algún chico atolondrado, que llegaba temprano, y que había visto que el compartimiento estaba ocupado, nada porque molestarse.

Luego de unos minutos, el ensordecedor silencio por si mismo, hizo que me despegase de mi ensimamiento y que quisiese retomar la lectura, en un calculo mental, supe que faltaban diez minutos o quizás menos para que el tren se llenase de bullicio, y para que quizás, alguien que si conociese viniera a estrecharme en sus brazos, y a hacer que mi cotidiana alegría regresase.
Louis me escuchara, si Dumbledore, si lo hará.

Sin embargo, algo la inquieto, una presencia que antes no había percibido y que se hallaba de espaldas ante ella, evaluó en silencio a la figura masculina que se encontraba de espaldas a ella. Supo que el le había prestado tan poco atención como ella a el, y aunque tenía ganas de destrozar un mullido muñeco de felpa, su voz tranquila y formal salio a flote-¿Se te perdió algo Malfoy?-Pregunto clavando su mirada en el, o en la parte que ella podía ver. Ni siquiera podía entender como era que lograba reconocerlo, pero el tenía algo, quizás su ropa, su contextura, o el color de su cabello casi blanquecino, que podría confundir fácilmente con un albino, pero siempre lograba adivinar, y el no entender el porque, la inquietaba. - ¿Ya estás escapando de alguien el primer día?-Añadí con un tono más lúdico a su voz, no esperaba que respondiese a aquella pregunta. Era temprano, muy temprano y a pesar de que en el tren había al menos 100 compartimientos vacíos, las dos únicas personas se encontraban allí ¿Qué diantres sucedía?

Estire mis pierdas para adquirir mayor comodidad, sin perder un centímetro de elegancia, algo adquirido durante muchos años. Rebusque en el bolso de mano, ignorando por unos segundos la respuesta del Slytherin, y saque lo que había estado buscando, mis últimas dos varitas de regaliz se blandían ante mi, mostrándome lo tentadoras que eran.
Los dulces siempre me ponían de buen humor.
-Si algo sucede, puedes sentarte-Comente luego de unos segundos de tener la vista perdida por algún lugar, señale con la cabeza un lugar frente al mío, sin quitar la comodidad de tener las piernas extendidas de lado a lado en el compartimiento. -¿Quieres una?-Prácticamente no lo conocía, pero tenía esa agradable, y desagradable tendencia, en algunos casos, a ser amable con todas las personas, e intuía, que a pesar de lo que me había dicho el tío Ron, y Rose sobre el, no era tan ‘basura’ como lo describían.

Lo observe momentáneamente, ¿quien decía que los encantos de Veela no servían para descubrir el interior de algunas personas?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Scorpius Malfoy
Prefecto de Slytherin
Prefecto de Slytherin
avatar

Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Miér Jul 22, 2009 6:18 pm

Intranquilo me removía del asiento, preguntándome a cada segundo como crio el por qué el conductor tenía que esperar tanto tiempo a los demás. Yo estaba dentro ¿No es así? Debería bastar, y así, me quitaría algunas espinillas en los pies y un gran dolor de cabeza. Moví la cabeza en dirección a la puerta del compartimiento pegando la nuca al cristal para sentir como las gotas de llovía colisionaban con el ala del tren expuesto al aire libre.
La lluvia me era indiferente, era agua, después de todo y algo muy usual desde que recuerdo.
Volví a sentarme bien, jugando con una mano la muñeca de la otra. Cómo no había nada más interesante que hacer en el vagón y realmente no quería hablar con nadie, mi hueso de la muñeca se hacía una distracción improvisada y sumamente práctica. Me puse a repasar mentalmente el qué haría después de la Gran Cena de bienvenida, y si bien no era mucho, debía ordenar el armario que mágicamente mi madre me compuso en el baúl escolar. Las cosas de la escuela. Cierto, ordenar los nuevos suplementos escolares que venían en la lísta de materiales del Sexto curso.
Sexto Curso. Solo este curso, y el próximo apenas podría tomarse en cuenta.Sería Premio Anual, de eso estoy seguro. Sonreí suficiente para mí mismo, mientras bajaba la nuca como quien planeaba algo realmente perverso cuando solo pensaba en mis logros académicos.

Una voz distrajo mis divagaciones e hizo que la sonrisa de complacencia fuera reemplazada por un rostro de absoluta indiferencia y seriedad. ¿Sabe acaso quien soy? Bueno, toda la escuela me conoce al menos de mención. La forma en la que me mencionó sin embargo me hizo acordarme a como cierto grupo de individuos se refería a mi cuando no tenían más opción que dirigirme palabra. Le miré directamente pero no le respondí hasta que mi orgullo se infló al siquiera suponer que era el chico que huía de alguna ex – novia obsesiva. Aunque no se alejaría tanto de la realidad. Le huyo a ese tipo de chicas. O en su defecto el que yo, Scorpius Malfoy, era un cobarde que no podía hacer frente a cualquier problema que tuviera.

- Muy probablemente eso sucedería si fuese mitad del viaje y realmente, hubiera alguien del que escapar – respondí con voz sin sentimiento alguno, y luego, asentí irónico ladeando la cabeza – Según mis registros, no existe persona de la cual tenga la necesidad de escapar…por lo que tu afirmación es errada.

De nuevo, su respuesta me hizo sentir un poco alterado por el hecho de que era evidente que “me escondía” de alguien y que realmente no esperaba –realmente tenía lo que llaman “Esperanza”- de que esa persona no pasara justo frente a mi y me insultara desde ese primer momento. De cualquier forma, me vería como un maleducado y nada caballero si no aceptaba su invitación…podría escuchar la voz de mi madre reprenderme por tener tan poco decoro.
Me senté frente a ella justo pegado a la ventana, relajé la postura y alcé la mirada cuando ella estiró un brazo para pasarme una golosina. ¿Estas de broma? ¿Una varita de regalíz? La tomé sonriendo muy débilmente y me quedé observándola. Los dulces eran mi punto débil, pero no era como si quisiera pregonarlo a la escuela entera.
De hecho, la vez que Thomas me vio comprando una barra de chocolates en Honeydukes cuando estaba en Cuarto, me dio 20 de ellas con una buena dosis de poción de amor como para dejar idiota al más cuerdo. Y claro que no soy un cuerdo-idiota. Se las di a Albus y con gusto le ayudé horas más tarde cuando le llevé a la Enfermería.

- Gracias por el caramelo – Agradecí seco y educado.

Pasé un par de minutos callado y la chica frente a mi estaba muy ocupada con su caramelo. Volteé la mirada a la ventana que seguía quieta en su sitio…afuera del compartimento podía comenzar a escuchar como el eco del bullicio de los alumnos que entraban al Tren. Me sentí terriblemente maleducado por tener compañía y no haber al menos intentado una plática casual.

- ¿Potter o Weasley? – Pregunté al momento de voltear el rostro, remarcando inconscientemente el último apellido. Le miré fijamente como siempre hacía cuando me dirigía a alguien…siempre miraba a los ojos para dejar en claro la firmeza y confianza con la que maquinaba cada palabra. – Es común que sea alguno de los dos, me hablen de la forma en que lo hiciste.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dominique Weasley
Alumno de Ravenclaw.
Alumno de Ravenclaw.
avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Miér Jul 22, 2009 7:51 pm

La paciencia definitivamente no se encontraba entre mis dotes, todo el castillo lo sabia, y si, yo era la culpable de que se hubiesen enterado.
Pero extrañamente, aquel día todo estaba cuadrado para que saliese al revés de cómo yo lo había planeado, me encantaba planear las cosas, saber como saldrían, y que se ejecutasen tal y como yo lo había trazado, para las emociones, gracias, ya tengo bastante con los veranos.
No cambie mi posición en cuanto el comenzó a hablar, mis piernas continuaban extendidas de par en par contra el otro asiento, y mi rostro observaba las traslucidas gotas que caían del otro lado de la ventana.

-No era una afirmación, era una pregunta-Corregí luego de que el hubiese terminado de hablar, moverse, y casi respirar. Mi tono de voz era suave, como siempre lo había sido, era formal, como lo era con personas que no conocía, y era algo indiferente quizás, por la situación en la que estaba.-A la que por cierto ya has respondido-Añadí luego de que el tomase la varita de regaliz de mis manos, lo hizo de forma inquietante, por lo que me pregunte si pensaba que iba a envenenarlo o algo extraño; en otra ocasión hubiese reído o por lo menos, le hubiese sonreído como mero gesto de amabilidad, pero en cambio, su mirada me lo puso algo difícil.
Tuve ganas de reír, el me estaba estudiando, a mi, si, a mi. Seguramente no sabia que yo ya lo había hecho, mi madre solía decirme seguido, que nuestras miradas eran como el mejor investigador privado que uno pudiese contratar, llegaba a ver el interior de las personas y hasta poder ver sus intenciones.
Mantuve su mirada, sin titubear, me gustaban las personas que miraban a los ojos cuando hablaban, a simple vista las hacía parecer serias e inclusive fuertes, claro, solo a simple vista.

Asentí, sin darle demasiadas vueltas, cuando el me agradeció por el caramelo, era un acto de educación que inconcientemente esperaba de el, aunque a mi gusto estaba vestido demasiado a lo emo, tenía un porte elegante y eso no podía eludirse.
Bufe casi silenciosamente cuando escuche el alboroto que comenzaba a hacerse fuera del tren, tenía la esperanza de que este se retrasase unos minutos más.

Volví a fijar mi mirada en el, y no para que halagara mis ojos, como todo el mundo hacía, sino para poder entender un par de cosas que habían quedado sueltas en mi conclusión.-A veces no se escapa de algo necesariamente físico-Dije sin preámbulos, y era necesario que el entendiese a lo que me refería, se lo veía perturbado, ansioso y extrañamente nervioso.
-¿Necesito ser de alguna familia en especial para ser educada?-Pregunte alzando una ceja, yo tenía modales con cualquiera que no me sacase de mis casillas, y eso solo lo hacían pocas personas.
Me pregunte como lo había adivinado, el resto de mi familia, excepto Victorie y yo, las chicas, tenían el llamativo pelirrojo de la familia, y yo era rubia, tan dorada como el mismísimo sol que tan poco se veía en Londres.-Weasley-Comente finalmente con una sonrisa involuntaria, adoraba a mi familia, y su recuerdo simplemente se traslucía en mis gestos.
No me sentí herida cuando no supo quien era, extrañamente las personas me conocían sin que yo supiese de ellas, no tenía idea de quienes eran los que me saludaban en el castillo, y realmente me complacía conocer a las personas por mi misma, como siempre.

Mordí mi maravilloso dulce en una de sus puntas, y el azúcar me reconforto, tenía dudas respecto a Malfoy, pero el mismo iba a saldarlas, aunque ni siquiera el lo supiese.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Scorpius Malfoy
Prefecto de Slytherin
Prefecto de Slytherin
avatar

Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Jue Jul 23, 2009 1:23 am

Por fin después de casi media hora el tren comenzaba a moverse. Me fijé en cómo pasábamos de largo todas las caras conocidas, hasta que se hacía un vértigo de concreto combinado con la pinta industrial de la zona férrea. De nuevo esta chica Weasley volvía a hablar y me pregunté si sería una Gryffindor. Habla con muchos aires reflexivos, posiblemente sea Ravencalw. Encajaba, puesto que no fraternizaba mucho con esa casa. Y cuando lo hacía, era en juegos de Quidditch al momento de ir de espectador...y no era especialmente cuidadoso como para memorizar los rostros de los estudiantes con insignia de águila.

Volteé la mirada hacia la ventana cuando confirmó a cual de las dos familias pertenecía. Era una sorpresa que no tuviera abundante cabello pelirrojo y pecas, pero tampoco era la maravilla del otro mundo. Es hermosa, sí. Lo es, pero también es prima de Weasley. Rose Weasley.

- No es necesario ser de una familia específica para mostrar educación - Coincidí afirmativamente a su pregunta, sin despegar la vista de la ventana - He pensado siempre que una familia u apellido no tiene por qué definir lo que somos o seremos. Eso es algo completamente prejuicioso...¿No crees? - Me volteé a mirarla de reojo y sonreí, casi imperceptiblemente.

Era la realidad de mi vida, y aunque nunca la había mencionado a nadie que no fuesen mis padres no era como si le estuviese diciendo específicamente algo sobre mí. Un simple comentario de charla casual. Volví el rostro al paisaje en movimiento, y ahora los primeros árboles se veían a lo lejos. La naturaleza se apoderaba de lo que Londres aún no ambicionaba y así el tren se acercaba cada vez más al colegio.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hugo Weasley
Alumno de Gryffindor.
Alumno de Gryffindor.
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Jue Jul 23, 2009 1:58 am

El tren finalmente había comenzado a marchar dejando atrás muchos rostros desconsolados y otros radiantes. Desde que había llegado a la estación no había dejado de pensar en toparme con la adorable señora del carrito y comprarme unos cuantos dulces, de vez en cuando mientras esperaba a despedirme me recordaba lo desolado que debía demostrarme.

No podía negarlo, Hogwarts era increíble aunque tuviese que dejar atrás a mi familia por un tiempo, y para no llevar a cargo la culpa le había prometido a Mamá que le enviaría un regalo especial en el día de su cumpleaños, que no faltaba mucho y a Papá unas buenas calificaciones (cosa que costaría un tanto)

Al llegar la hora de despedirnos con Rose el cautivado abrazo de mamá a ambos y la sonrisa radiante en los labios de papá nos chocaron bastante y sentí lástima de saber que no volvería a verlos por un largo tiempo. Para incomodar un poco más a mis sentimientos luego se acercaron los tíos a despedirse también, finalmente me consideré desolado y triste por alejarme de la compañía de todos.

Pero ahora estaba allí, dentro de los pasillos caminando entre muchos alumnos y debía considerarme agradecido de pertenecer a tal institución. Busqué con la mirada a mis compañeros que hacía rato les había visto en la estación pero no logré distinguirlos hasta que de sorpresa uno me tomó por el hombro y me indicó un compartimiento, fue ahí cuando me despedí de Rose.

Estuvimos poco rato hablando hasta que el hambre me indicó la desesperación de no haber visto aún a la señora del carrito, les avisé que iría a por ella y ellos se limitaron a reir, dada mi necesidad por un poco de azúcar –¿Señora? – llamé en los pasillos sosteniéndome de manijas a mis costados, el tren comenzaba a tomar velocidad y no deseaba caer de bruces, no esa vez. Pasaron unos segundos hasta que me convencí de que le habían raptado ¡por Merlín quien fuese capaz!, para no abrir sospechas me aseguré de que no estuviese en los compartimientos, observando a través del vidrio los chicos por que se hallaban por detrás –No…no…no…nop- negaba cada vez que pasaba por uno de los compartimientos y no veía el carrito dentro. Casi al final de la fila encontré un compartimiento casi vacío y compartido por dos personas, una de ellas mi prima Dominique, la cosa no fue la sorpresa de verle sola si no su ‘’grata’’ compañía, -un Malfoy. De hecho el único tan asqueroso como para advertirme de entrar y asegurar la conversación. Sin vacilación alguna llevé mi mano y arrastre la portezuela para comenzar a escuchar entre sus voces -¿Qué tal? – saludé ampliamente a ambos, sin esperar un saludo o una bienvenida me senté junto a Dom –Por cierto, ¿alguno de ustedes ha visto al carrito de dulces? – me atreví a preguntar, ¡no soportaba la idea de no haberle visto aún!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dominique Weasley
Alumno de Ravenclaw.
Alumno de Ravenclaw.
avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Jue Jul 23, 2009 2:21 am

El tren había comenzado a moverse, y yo sentía que empezaba a acalambrarme, nada agradable por cierto. Me estire un poco, y finalmente me senté como una persona normal, y como mi madre hubiese querido que estuviese desde un principio.
Se comenzaba a ver gente pasando por el pasillo, y a algunas personas que se paraban junto al compartimiento donde me encontraba, para ver si realmente estábamos quienes estábamos, o sus ojos les habían jugado una mala pasada.
Simplemente no los mire, detestaba a las personas que no podían meterse en sus propios asuntos.

-Por favor Malfoy, no me traigas eufemismos-Dije lentamente cada palabra con suavidad, no era una pelea, y tampoco iba a iniciar una, simplemente que yo era la persona más impaciente que hubiese conocido, y no soportaba que dieran demasiadas vueltas al intentar decir algo, me gustaba lo conciso, lo directo.-Claro que no, lo que importa son los valores de la persona con quien te relacionas-Hice un gesto con la mano para clarificar la situación; No agregue que yo sabía el porque de sus palabras. Tanto yo, como todo Hogwarts, conocíamos ‘bien’ la reputación oscura de la familia Malfoy, y aunque el tío Ron no tenía los mejores recuerdos de su padre, nunca nos habían hablado mal de el, y aunque lo hubiesen hecho, yo solita podía decidir por mi misma quienes eran los que estaban en mi mismo plano.
-Sigues sin responder-Dije sonriendo de lado, al curvarse un poco mis labios, dirigí mi mirada ‘turquesa, profunda, bla bla bla’ a sus ojos.
Ciertamente el parecía alguien que escondía algo, tenía aspecto de ser formal, algo ególatra, pero no una mala persona que atemorizase. Tampoco un misterio que quisiera develar en estos momentos.

Cerré con cuidado mi libro, supe que hasta dentro de un largo rato no iba a poder volver a concentrarme en mi lectura, y no deseaba que alguna de las páginas quedasen arrugadas por un mal movimiento del tren.
En cuanto estaba guardando el libro en un compartimiento junto al asiento, la puerta del vagón se abrió, y lo primero que vi fue una cabeza despeinadamente pelirroja. Salte de mi asiento como quien no ve a esa persona hace años y me lance a su cuello- Hugge!-Exclamé alegremente, acompañando el sonido con una sonrisa alegre. Lo cierto es que si bien no entendía que hacía exactamente aquí, estaba feliz de verlo, hacía una semana no lo abrazaba, y comenzaba a echarlo de menos.
Cuando logre sentarme nuevamente en el asiento, la sonrisa aún no desaparecía de mi rostro, e intercambie una mirada con mi amigo el casi-albino, no deseaba que se marchase-¿Eh?¿La señora de los dulces?-Pregunte algo consternada por su rostro serio ante mi visitante-No la he visto, lo siento-Dije encogiéndome de hombros.
-Hugo, el es Scorpius Malfoy-Lo presente con normalidad, en realidad, para no haber hablado nunca con el rubio, era una anotación que supiese su nombre-Por cierto, gracias por saber mi apellido, pero mi nombre es Dominique-Agregue al último, si el ocultaba algo, por un motivo no se había ido, y sería entretenido conocer a alguien que me resultaba algo interesante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Scorpius Malfoy
Prefecto de Slytherin
Prefecto de Slytherin
avatar

Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Jue Jul 23, 2009 2:55 am

La sensación de su mirada encima de mí me hizo voltear a observarla. No iba a ceder hasta que le dijera nada mas que la verdad y su aguda y penetrante mente pudiese aceptarla como algo creíble. ¿Cómo iba a saberlo ella? ¿Alguna vez estaría en esta situación? Apostaba a que no, por que era demasiado complicado. Demasiado confuso.
Mis ojos grises se clavaron en el suelo, absorto en lo que yo creía como la coartada perfecta para que este interrogatorio terminara. Debe sonar convincente. Puedo decirle la verdad por que de cualquier forma ella nunca sabrá si es cierto o no.

- Huyo de alguien...- admití después de casi una hora de silencio y plática intermitente -...pero por razones equivocadas a las que crees.

Mi mirada se alejó de la de ella, desviándola del lado derecho para el ventanal exterior.


El sonido de la puerta corrediza del compartimento era algo que esperaba, por que desde que vi el reflejo de un pelirrojo quedarse mirando estupefacto dentro del vagón supe que no saldría nada bueno. Lo sabía ¿Bien? Desde el primer momento...era otro Weasley que obviamente veía mal que el "Lobo malo Malfoy" estuviera rondando a una de sus indefensas primas/hermanas. Uh...que miedo. Volví la mirada a observarlo, pero solo encontré al pequeño Weasley -Hermano pequeño de Rose Weasley, que estaba dos años debajo de nosotros - e inconscientemente sonreí un poco.
No le conocía bien, pero lo poco que habíamos intercambiado palabras había sido bastante animado. ¿Por miedo, nervios o simplemente cordialidad?

- Hola, Hugo - Saludé cordial e incluso jovial.

Observé a ambos interactuar y mi máscara exterior no pudo decir nada. Era algo diferente verlos, por que seguro se trataban muy seguido a diferencia de mi familia...que entre los primos eramos muy pocos y gran parte de ellos estudiaban en colegios extranjeros. Hasta ahora habían pasado años que no intercambiaba al menos correos por lechuza con ellos. Aunque es bueno, en parte...la soledad es refrescante. Moví la cabeza divertido al ver como tan desesperadamente quería saber de la señora del carrito de dulces y me recordó a un "yo" más pequeño.

- Espera un momento...- susurré, mirándole un segundo y luego metiendo la mano a el bolsillo de mi chaqueta.

Lo había encantado una semana antes para llevar cosas al colegio que mi madre no vería con buenos ojos; con buenos ojos me refiero a que no le gustaba que consumiera cantidades astronómicas de golosinas o cargara conmigo siempre el aparato que reproduce música (el que compré en una escapada, con mesada de un día). Cuando alcancé dos paquetes de ranas de chocolates, unos droobles y una cajita de grajeas de todos los sabores saqué la mano y tuve que sostener todo aquello formando una cuna improvisada en mi brazo.

- Había guardado esto para una noche en vela haciendo tareas, pero creo que te servirán mas a ti que a mi - Admití, extendiéndo las dos manos, pero el estaba reticente - En serio, tómalos - aseguré sonriendo - Hace un rato vi a la señora del carrito yendo hacia adelante y seguro los de Slytherin la han detenido ahí...

Lo sabía muy bien, por que el sobre-alimentado de Goyle compraba su dotación que guardaba para antes de la época de Hogsmade.

- ...así que iré a decirle que no es justo que esté en un solo sitio y de paso, me prepararé con mis compañeros de casa - Dije, soltando lo último.

No quería interrumpir la plática familiar.

Me puse de pié, caminé sosteniendome de las repisas superiores para no caerme y después de abrir la puerta para poner en práctica el plan de huida, asentí con la cabeza en señal de despedida.

- Hugo, Dominique...- dije, para después irme hacia la parte norte del Tren.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hugo Weasley
Alumno de Gryffindor.
Alumno de Gryffindor.
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Jue Jul 23, 2009 4:01 am

Mi sonrisa se sostuvo amigable ante los dos, fue Scorpius quien me saludó primero y deduje que sería por su rapidez al hablar aunque a juzgar por la manera en que me respondió podía jurar que había cierto entusiasmo pero seguramente era mi imaginación que comenzaba a colapsar dada la falta de azúcar –¡Dom! – le saludé cariñosamente mientras que le devolvía el acogedor abrazo. Dominique siempre se caracterizaba en la familia por destacar con su cariñoso apoyo, fuese quien fuese o la situación más insólita ella siempre tenía ''mimos'' que dar.

-¿Ah no? – pregunté corroborándoles la pregunta sobre el carrito y mi expresión se tornó involuntariamente triste. ¡No me lo creía, quizá debiera de soportar unas cuantas horas de viaje (exageramiento) sin dulces! La expresión siguiente de Dom me aseguró que aquello era cierto, los dulces no habían pasado por allí. Me dejé recostar con pesar en el cómodo y abultado asiento cuando Scorpius susurró algo, por unos segundos le observé expectante y temeroso ¿acababa de sisear? Eso parecía o su voz era tan apaciguada que pasaba desapercibida ante el traqueteo del tren, los siguients segundos fueron tensos hasta que vi que un sinfín de golosinas se posaban en su mano – V-a-y-a – mayusculé sin poder creérmelo ¿qué clase de encantamiento sería ese? ¿o acaso era tan grande su bolsillo? La duda fue tan grande que mi mano derecha que descansaba sobre mi pierna palpó la tela, verificando así que tan grande era mi bolsillo - ¿Lo dices en serio, Scorpius? – pregunté abriendo los ojos ante la cantidad y casi como un niño amarré los dulces con ambas manos. ¿Acaso acababa de llamar a un Malfoy por su nombre? ¡Vaya! Ni siquiera lo había notado, seguro no me castigarían por ello ¿cierto? Hice una mueca desechando esos pensamientos y le dediqué una amplia sonrisa –Podría jurar que la señora se esconde de mi, en serio – bromeé con respecto a lo que me decía y sin importar su semblante serio me encogí de hombros, desviando la vista hacia mis golosinas.

Había unos cantos droobles, varitas de regaliz, dos ranas de chocolate y ¡grageas de todos los sabores! -Que sea galés verde, que sea galés verde – imploré mientras que abría una de las cajas de ranas, la última edición de cromos eran de animales fantásticos. Para mi desgracia el cromo que me esperaba era de un Crup –¡Un perro muggle con dos colas! – me quejé y fui sorprendido por la despedida de Scorpius.

-¡Gracias por los dulces, eh! – me apresuré a agradecerle y observé como se alejaba hacia los pasillos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dominique Weasley
Alumno de Ravenclaw.
Alumno de Ravenclaw.
avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Vie Jul 24, 2009 3:14 am

Observe a Malfoy marcharse sin hacer ningún comentario, no iba a responder a lo que el mismo afirmaba como su verdad, si así era, bien por el, y sino, yo no era nadie para replicarlo. Solo me había consternado verlo perdido, literalmente perdido.
Alce la mano, y le hice un gesto gentil a modo de despedida, no había podido evitar sonreír cuando saco de su encantado bolsillo un par de dulces, y los ojos de Hugo se habían abierto de par en par, mi querido primo, como toda la familia tenía un serio problema con el azúcar, que nunca se podría resolver.

Seguí obsecuentemente a Malfoy con la mirada, suficiente , a decir verdad no iba a sacar conclusiones tan rápido como solía hacerlo, y mucho menos contárselo a Rose, sino tendría que decirle educadamente adiós a lo que se llama vida, e ir reservando una parcela en el cementerio de Hogwarts.
Decidí que muchos de mis pensamientos habían sido dedicados al rubio, y que junto a mi tenía a una de las personas más importantes en mi vida, algo glotona a decir verdad, pero eso no le quitaba lo adorable.
Lo pellizque en el brazo afectuosamente, y el deje de la incógnita que tenía en mi rostro se esfumo por completo, transfigurándolo en una cariñosa sonrisa -¿Por qué me abandonaste por tanto tiempo?-Pregunte haciendo un pequeño mohín con mis labios- No deberías estar celoso de Malfoy, es agradable- Comente de pasada, haciendo referencia a la irremediable cara de ‘voy a asesinarlo en cualquier momento’ que había puesto Hugge cuando irrumpió en el compartimiento.-Eres muy joven para convertirte en James-Dije dramáticamente con una sonrisa bastante trágica, riendo unos pocos segundos después. A pesar de omitir la pequeña parte en la que yo estaba involucrada, como prima y hermana protectora, acudí al ejemplo del rey de los reyes en el tema de los celos; me pregunte que habría sucedido si el que hubiese interrumpido mi conversación con Scorpius hubiera sido cierto castaño, y negué inconcientemente con la cabeza, eso no sucedería.

Tome una rana de chocolate, tan rápido como pude, si Hugo se daba cuenta, sería la Novena guerra intergaláctica, y yo tendría que salir corriendo del vagón en busca de alguien que pudiera salvarme de la ira de mi adorable adicto a los dulces.
Sonreí alegremente, las cosas se iban reordenando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hugo Weasley
Alumno de Gryffindor.
Alumno de Gryffindor.
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Sáb Jul 25, 2009 2:58 am

Luego de ver como Scorpius se marchaba me volví en silencio hacia el cromo fantástico que descansaba en mi mano y me quedé observándolo con determinación –Por Merlín… – bufé inconscientemente viendo como el inútil Crup me movía sus dos colas y ladraba incesablemente.

Ya era la decimo cuarta vez que me tocaba uno de aquellos y pensé que quizá podría considerar el venderlos por los pasillos de Hogwarts o rematarlos como premios, de modo que yo ganaba algo y algún sonso se ganaría un perro de dos colas.

Comencé a mover de lado a lado el cromo para disfrutar al menos de la dimensión fantástica cuando Dom me llamó la atención dándome un leve pellizcon en el brazo e instintivamente me volví a verle y entonces ella me sonrió cariñosamente, como acostumbraba a hacer. Parte de esa mirada familiar y esa sonrisa afectuosa me hicieron recordar las muchas veces que ella y Rose me habían consolado luego de regaños de mamá por haber encantado una que otra cosa o por haber metido la pata en quien sabe qué –Yo… – balbuceé una vez ella me preguntó porqué tanto tiempo sin verle, el rubor acudió a mis mejillas por la culpabilidad que sentía pero cuando me dispuse a disculparme ella soltó un comentario pasajero sobre Scorpius que me sorprendió al principio y luego me recordó lo mal que me debía de caerme ese muchacho – Bueno…es un Malfoy, ¿cierto? – aclaré mi garganta y alcé las cejas. Frase típica de mi padre al hablar de tal familia, no había razón para confiar de ellos, eso estaba más que claro pero la ironía de la situación era que acababa de aceptar millones de golosinas de este misterioso Malfoy sin treta alguna y terminaba de comerme una rana que posiblemente podría estar envenenada –Vaya – me repetí abstorto de mis propias conclusiones y observé con cautela el cromo fantástico, alzando una ceja y entrecerrando los ojos –¿Te parece misterioso? – pregunté con voz ronca y le dediqué una mirada expectante y dramática a Dom, esperaba que no me diese la razón sino me daría un ataque de nervios al creer que toda aquella preciosura de azúcar estaba envenenada –James desconfía de muchos, a decir verdad. Es inteligente y bueno... primo nuestro – respondió a lo que ella se refería y sostuvo el cromo en el aire observándolo cuidadosamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lily Potter
Alumno de Gryffindor.
Alumno de Gryffindor.
avatar

Cantidad de envíos : 32
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Miér Jul 29, 2009 4:29 am

Mamá y papá habían llegado junto con notros aproximadamente diez minutos antes de que el tren se pusiera en marcha, de regreso a otro año escolar en Hogwarts. Si bien era el cuarto año, sentía las mismas ansias y entusiasmo de llegar al castillo como si fuera la primera vez que asistía, cosa que para James era completamente distinta, puesto que era su último año, y la verdad, yo veía su entusiasmo más bien llevado al hecho de "dejar una marca" en el colegio antes de irse. Por otro lado, Albus siempre tan discreto, se mantenía tranquilo y pasivo como siempre, aunque yo sabía que seguramente estaba impaciente por llegar y ponerse al tanto con su amigo Scorpius.

Un abrazo cariñoso, un apretón de manos y un beso en la frente fueron los saludos antes de que mis hermanos subieran al tren, porque yo siempre era la última que se despedía de ellos. Siempre me costaba pensar que no escucharía las bromas de papá durante un buen tiempo o los sabios consejos de mamá, hablándome de su juventud en el castillo. Así que finalmente, un largo abrazo y un beso para cada fue lo que terminó con la despedida antes que subiera al tren, el cual ya anunciaba que se marchaba.

Los tres Potter por distintos caminos, pero siempre unidos, lo sabía. Así que fui con mis compañeros de curso a contarles sobre mi verano y ellos sobre los suyos riéndonos a carcajadas sobre los acontecimientos que nombrábamos, o más de alguna especulación llegaría sobre el nuevo año. Yo sólo pedía un año tranquilo y con buen rendimiento, sólo eso. ¿Era algo justo con qué conformarse, no?.

Un par de minutos más riéndome a carcajadas, y entonces supe que a pesar de que los vería luego, tenía la necesidad de buscar a algunos de mis primos y saludarlos. Salí alegremente del vagón, buscando uno por uno en los vagones y saludando a quien estuviera allí, hasta que por fin, un indicio de una cabellera corta pelirroja me hizo detenerme y entrar con una gran sornisa.

-¡Buenos días, Weasleys!.- los saludé alegre, sentándome junto a mi querido Hugo, quitándole aquel dulce que tenía en sus manos para comerlo. Sabía exquisito -Cada vez tienes dulces mejores.- apunté tranquilamente, mientras los observaba.

-Quería saludar a algunos de mis queridos primos, y ustedes fueron las víctimas.- aclaré con una risita corta -Se les ve muy bien, eh.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dominique Weasley
Alumno de Ravenclaw.
Alumno de Ravenclaw.
avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Jue Jul 30, 2009 7:37 am

Observe a Hugo y le sonreí, se parecía tanto al tío Ron, y a como papá me había contado que era cuando pequeño. Celoso, algo atolondrado y adorable. Menee la cabeza delicadamente y me dedique a mordisquear el borde la rana de chocolate que había robado improvisadamente a mi primo.
-James desconfía de todos los que estén cerca nuestro- Comente felizmente mientas continuaba mordisqueando el chocolate. No agregue la pequeña e insignificante parte que incluía que yo era también una prima y hermana bastante celosa, aunque más disimulada por supuesto.
Me reí ante la pregunta de Hugge sobre Malfoy,¿El pensaba qué me gustaba?, negué con la cabeza de manera suave y lo mire con una ceja alzada.-No es como el resto de los Slytherins, te dio chocolates-. Dije sonriéndole cariñosamente, aunque no sabía exactamente si los demás Sly’s no daban chocolates, quizás con alguna poción…Pero bueno, no era el punto.-No tienes porque preocuparte, tu prima esta sana y salva-Dije de manera divertida alzando ambas manos. En cierta parte era verdad, había terminado con Dereck en el verano, y bueno...

Alce la vista ante una nueva interrupción en el compartimiento, por lo que veía era uno bastante visitado. Sonreí al ver la larga cabellera rojiza, y por la altura era obvio que de Rose no se trataba.
-Lily!- Exclame sonriendo, ante su comentario de ‘Weasleys’.Esa niña si que me caía bien, era inteligente, dulce, y sabía combinar perfectamente la ropa.
Adoraba a mi familia, me enorgullecía de cada uno de ellos y de tenerla junto a mi.
Sonreí a mis dos ‘pequeños primos’, ni tan pequeños, solo estaban en cuarto año, pero para mi siempre serían a quien el paranoico&celoso de James y yo debíamos cuidar.

-Bueno chicos, no me extrañen demasiado…- Comente mientras me levantaba del asiento con delicadeza y acomodaba mi ropa para que se luciera como era debido.-Voy a ver si algunos chicos ya se instalaron-Dije mientras caminaba hacía la puerta del compartimiento con una sonrisa muy Dominique.
Mi malestar del principio, había sido disipado, no sabía si agradecerle a Malfoy por la distracción, a Hugo por la compañía, o a los dulces, pero finalmente me había librado de el.
-No quiero nada de planes para como colarse en las fiestas…- Murmure lo suficientemente alto como para que aquellas dos cabezas pelirrojas lo oyesen, sabía lo mucho que habían estado deseando asistir a las fiestas organizadas en las salas comunes, por lo menos en las de Gryffindor. Albus era tan genial.
Les guiñe un ojo divertida, anteponiéndome a las caras que pondrían, y cerré la puerta del compartimiento definitivamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hugo Weasley
Alumno de Gryffindor.
Alumno de Gryffindor.
avatar

Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Jue Jul 30, 2009 9:31 pm

Dominique meneó con la cabeza y rió por mi forma de actuar ante la presencia de Malfoy y de la posibilidad de que los dulces estuviesen encantados– Oh… – recompuse entonces mi mirada y le sonreí torpemente. Debía admitirlo le confiaría la vida a cualquiera de mis familiares y solo con un movimiento de cabeza supe que lo que decía Dom era verdad, era imposible que esas golosinas estuviesen envenenadas y si así fuese…valía el hecho de haberlas disfrutado

-tu prima esta sana y salva – me dijo y yo reí alegremente –¡Estupendo! – acompañé y desvié mi vista hacia sus manos ¿…rana de chocolate? Vaya, ni siquiera le había visto tomarla, seguramente había implantado alguna clase de táctica para salirse desprevenida. Sin más rebusqué con la mirada mis dulces, encontrando la caja de grajeas muy cerca –Este año va a ser difícil - suspiré y me llevé una grajea a la boca. Estaba seguro de que ella no comprendería de que a lo que me refería eran los chicos, estaba claro que mis primas (y Rose, mi hermana) eran muy atractivas, un montón de chicos apostarían a salir con ellas, no me cabía una sola duda y estaba decidido a patear traseros para evitar problemas.

Mis pensamientos no eran tan torpes como mis acciones, esperaba que en el momento de enfrentar a uno de esos sucios mis hechizos no se salieran por la culata –¡Luna! – exclamé y le miré con rapidez, pestañeando seguido. Casi no le había visto entrar de tanto que había profundizado en mis pensamientos –Me los dio Scorpius- admití sobre los dulces y me volví a Dominique que se despedía con tranquilidad.

-¿Ya? – pregunté desalentado y mi humor se dio contra el suelo cuando escuché lo que le seguía: ''Voy a ver si algunos chicos ya se instalaron'' Hubiese sido mucho mejor que me dijera ''chicas'' es decir, sus amigas o compañeras pero en cambio fueron …¿algunos? Y ¿chicos? Mis orejas se coloraron con rapidez y fruncí el entrecejo preparado para reprochar pero ella ya había mencionado algo sobre nuestros planes con Lily-lu y había escapado.

Me llevé un par de grageas a la boca y saboreando con furia los sabores pregunté: - ¿Tenemos un plan?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lily Potter
Alumno de Gryffindor.
Alumno de Gryffindor.
avatar

Cantidad de envíos : 32
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   Miér Ago 05, 2009 5:54 am

Inmediatamente mis queridos Weasleys me saludaron alegremente en cuanto llegué, aunque no pude evitar soltar una suave risa al ver la sorpresa en el rostro de Hugo al verme llegar así de rápido y además, de quitarle uno que otro dulce que tenía en sus manos. Abrí ligeramente los labios cuando me comentó que se los había dado Scorpuis -¿Scorpius ególatra Malfoy?.- pregunté repentinamente. No era lo que eso yo pensaba de él, pero eso es lo que Rose me había dicho que era. Pero si bien sabía que si algún día lo conocía, ahí debía hacerme mi propio juicio. Además, no pensaba que fuera tan malo o algo así, puesto que era el mejor amigo de Albus -Si bien no ha tenido buen gusto con las chicas, si los tiene en dulces, eh,. comenté alegremente. Lo de las chicas, también me lo había contado Rose, diciendo que todas y absolutamente todas eran feas.

Dominique anunció que debía ver a algunos chicos y luego, se retiró sin más del compartimiento. Subí las piernas al asiento para sentarme como un indio, y así, estar más cómoda mientras le daba los últimos bocados el Malfoy dulce. Agregó como si no quiere la cosa, que no quería nada de planes para colarse en las fiestas. le sonreí con inocencia -Claro que no los quieres; Por eso no te los diremos, Dom.- aseguré bastante orgullosa de ello.

Esperé que Dominique saliera, y entonces volví fijamente la mirada hacia Hugo, quien nuevamente ese año sería mi cómplice. Asentí a lo de su plan, rascándome suavemente la frente en un gesto despreocupado -Verás, estuve todas las noches de mis vacaciones meditándolo, y yo espero que James cumpla su promesa de que cuando estuviéramos en cuarto, no llevaría, de no ser así....- saqué la varita mirando misteriosamente a mi primo y la acaricié con un par de dedos -¿Sabes que papá tiene muchos libros de hechizos insignificantes para algunos, pero para mentes brillantes como las de nosotros, más que efectivos.- expliqué animada y acercándome un poco más a él, para poner más misterio y secreto en la noticia -Y hay un hechizo que nos será muy útil. Ya lo veremos cuando lleguemos al castillo; Iré a tu dormitorio y allí, lo practicaremos juntos puesto que lo copié.- finalicé soltando un suspiro. Sólo estaba en James evitar que utilizáramos la "fuerza" en su contra si es que no cumplía su palabra.

-De todas forma, ya no queda mucho de camino, y menos mal. Muero de hambre.- comenté desviando la mirada hacia el exterior, pensando en como estarían ahora mamá y papá. Si, los extrañaría, pero también sabía que tenía a mis queridos hermanos conmigo y por supuesto, a todos mis primos también. Hogar, dulce, hogar, Howgarts...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Compartimiento a la Francesa   

Volver arriba Ir abajo
 
Compartimiento a la Francesa
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Hogwarts Tercera Generacion :: Mundo Mágico. :: King's Cross.-
Cambiar a: