En Hogwarts los años han pasado, y es hora que una nueva generación dejé su huella en las paredes de la mágica escuela. ¡Ven y sé parte de la Tércera Generación!
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
El foro ha sido re-abierto y los usuarios antiguos deben pasar al Tablón de Anuncios para registrarse.

Comparte | 
 

 Spiralling

Ir abajo 
AutorMensaje
Scorpius Malfoy
Prefecto de Slytherin
Prefecto de Slytherin
avatar

Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Spiralling   Miér Ago 12, 2009 5:04 am

[Venimos de este tema]

No me había estresado antes, a excepción de la temporada de T.I.M.O.S donde una noche antes de la prueba de Encantamientos tuve una noche desvelada acompañado de Yorkie, Albus y una botella de Firewhisky "El añejo de Odgen" donde lo que menos me pasó por la cabeza era que en unas horas vendrían los examinadores para ver lo bien que podía hacer un simple Wingardium. Un simple hechizo en estado de resaca extrema. Me alcé de hombros a las palabras de la profesora y simplemente negué con la cabeza, callado, como buen estudiante. Algunas veces es mejor quedarse callado. Volteé la mirada hacia Rose que parecía realmente concentrada en los deberes, cabizbaja.

La profesora Woodwill despidió la clase remarcando la puntualidad, su mirada dirigida hacia Rose que pareció enrojecer. Su sentido de responsabilidad y perfección hará que la próxima semana esté aquí una hora antes de lo debido. Típico. Así era ella de todas maneras...tenía una perseverancia que realmente admiraba. A diferencia de mi, que soy un patán con el don de saber ganarme a las personas, Rose lo hace con su talento. No digo que yo no lo tenga, tan solo que lo demostramos de diferentes maneras en el mismo plano. En segundo curso, cuando hice una lista -para gracia de Albus, sobre todos- sobre las "101 diferencias entre los Weasley/Potter" al llegar al número 85 me dí cuenta de un detalle que antes había dejado pasar, muy torpe de mi parte, por tratarse en ese momento de mi enemiga mortal. Muy por debajo de la tan famosa línea: "#30: James Potter es la versión masculina de Pamela Anderson, solo que potenciando lo de Puta, Ordinaria y Barata." Si...Rose Weasley era diferente a toda su familia por que contrariamente, todo lo que hacía era por su familia. Rose la perfecta, la que siempre hacía las cosas según las reglas. Sí, por que no era su culpa tener una familia tan problemática. Rose Weasley, la bruja más inteligente de su generación rememorando a su madre, que en su tiempo tuvo ese mismo título dentro de los muros de Hogwarts. Rose Weasley, la chica que todo lo hacía para hacer orgullosos a sus padres.

Eso. En tan poco tiempo y solo con observar a su familia pude llegar a su punto débil. Y no lo utilicé en mi beneficio. Raro en mi, por que cuando encuentro un punto débil la estrategia es tocar la yaga una, otra, otra y otra vez en ella hasta que la perpetración psicológica fuera demasiada. ¿Y por que no lo hice? Simple. Por que los momentos en que Rose Weasley me gritaba insultos tan solo por estar en su campo visual eran los únicos momentos en los cuales era ella. No estaba siendo perfecta, ni demostrando su gran inteligencia -Lo cual rebato, por que inventar un nuevo repertorio de insultos requiere mucha astucia- tan solo era ella. Sabía que si le hería de esa manera el orgullo, ya no se cruzaría en mi camino más. Y en ese momento lo interpreté como que quería divertirme con sus palabras, por que no significaban nada para mi.

Oh, quizá me he pasado de idiota esta vez... Obligación, familia. Ahora si que mi lengua no había escatimado palabras, que por mucho que mi intención fuera buena. Bravo por mi. ¡Que idiota!

Me moví a paso lento, maquinando lo que le diría a Rose por lo nuevo que era en el departamento de disculpas sobre lo seco que puedo sonar a veces pero la figura de Aaron Stevens se atravesó en mi camino, y al lado estaba la figura de Rebecca Jones. Pero que carajos... Era obvio que estaban estorbando en mi camino hacia donde había dejado a Rose y no era la mejor idea hacerme enfurecer cuando algo me frustra.

- Quítate de mi camino - Aspeté con un gruñido.

- Vaya que te has conseguido un lindo trasero esta vez, Malfoy - El muy cínico se burló, pero siguió hablando - McLaggen debe tener razón...tal vez cuando lo deseches, podrías pasármelo.


Mi paciencia tenía límites. Pero para la desgracia del estúpido Gryffindor cerdo de Stevens, tenía un rango muy corto. Bajé la mirada con los labios curvados en una sonrisa amplia...seca y reí entre dientes. Mis manos se llegaron hasta el cuello de su camisa tomándolo y separándole ligeramente del suelo.

- Atrévete a faltarle al respeto una vez más, escoria inmunda...atrévete y te arrepentirás - Siseé muy cerca de su rostro mientras mis dedos se cerraban en torno a su cuello como una serpiente constrictora. Jones soltó un grito ahogado y se alejó - Y mas te vale que no escuche que dices algo a mis espaldas, por que pagarás caro tu cobardía.

Lo solté sin más al suelo lleno de tierra, justo donde pertenece, retorciendose por aire y Rebecca Jones corriendo a ayudarle. Cerré los puños en un intento para tranquilizarme y evitar que le diera la paliza de su vida, que incluso podría reflejar una falta de descendencia futura, y caminé rápido para encontrar que Rose ya no estaba ahí. ¡Maldita sea! Tomé mis cosas y salí del sitio. No tardé mucho en vislumbrar una roja cabellera dirigiéndose hacia la entrada de los Jardines. ¿Por qué no me habrá esperado? Bueno...es obvio que se ha enfadado. Aceleré paulatinamente, hasta casi trotar.

- ¡Rose! - le llamé alzando la voz - ¡Espera!

No me contestó, lo que hizo que aumentara la velocidad hasta quedar frente a ella. Le tomé del brazo con la suavidad posible, agitado.

- Espera, ¿Puedo saber por qué te fuiste así? - pregunté inhalando aire profundamente - Me has dejado ahí parado como idiota. No...bueno, quizá...- tartamudeé, tratando con todas mis fuerzas dejar de lado la ira que el maldito Stevens había encendido para poder hacer las cosas como es debido - mira, Rose...lo que dije fué con la mejor intención pero sé que no fué con las mejores palabras.

Tragué saliva.

- Solo intento decir que...lo siento - Agregué abochornado pues no acostumbraba andar regalando disculpas a medio Colegio nunca. Me le quedé mirando así, serio y expectante. Pero nada...lo cual comenzaba a alterarme - ¿No vas a decirme nada? Bésame, insúltame, golpeame...lo que sea, pero haz algo, Rose Weasley.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rose Weasley
Alumno de Gryffindor.
Alumno de Gryffindor.
avatar

Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Re: Spiralling   Jue Ago 13, 2009 7:34 pm

Escuché a mis espaldas la llamada de Scorpius pero la ignoré, de pronto no tenía ganas de detenerme, sin embargo como era de esperarse él no tardó en alcanzarme y hacerme detener tomándome del brazo, como asegurándose que yo no escaparía, le observé mientras le escuchaba balbucear una disculpa. ¿Qué se suponía que tenía que decir yo? No, no quería decir nada porque sentía que estaba apunto de explotar, pero entonces Scorpius me instó a reaccionar de alguna forma, estaba claro que le desesperaba mi actitud.

¿Golpearlo? Sin dudas estaba fuera de sus cabales, aun así me solté de su agarre y lo miré fijamente.

- ¿Y qué se supone que he de decir, Scorpius?- espeté subiendo un poco el tono de voz, curiosamente, como en los viejos tiempos- Llevo dieciséis años de mi vida teniendo que hacer precisamente esto, actuar según como me exigen los demás, mis padres, mis primos, mi hermano, los profesores, incluso la misma escuela- sentí como mi tono de voz se iba poniendo más y más alterado conforme hablaba, y es que de pronto había abierto la llave de todo aquello y ya no podía detenerme- Siempre me gustó ser la mejor en todo lo que hacía... ¡pero por mi! Y de pronto aquella "perfección" se volvió en mi contra... cuando todos asumieron que así debía ser, SIEMPRE.

El cabello se me revolvió con el viento y lo quité de mi rostro con brusquedad.

- [b]Perdóname entonces ¡Oh señor madurez! por estar completamente aterrada ahora
- ironicé- por estar completamente enamorada de la única persona que en teoría " no me convenía"- añadí mientras me acercaba a él aun enrojecida- por no poder ser perfecta para ti tampoco al estar comportándome como una idiota.

Gritos. Sí, y estaba segura que se escuchaban a varios metros a la redonda, pero ya no me importaba.
Un nudo enorme atascado en la garganta y de pronto tenía ganas de llorar, de golpear y desaparecer.
Apreté los labios en una mueca, mi mirada encontrando la suya, fijamente.

Dos segundos...

Y arremetí contra su boca con brusquedad, de pronto mi mochila se encontraba en el piso, y mis manos asían bruscamente el cuello de la camisa de él. Quería fundirme con él en ese beso, quería dejar de sentirme atrapada, olvidar aquel odioso nudo en mi garganta. Sin darme cuenta había comenzado a llorar, separe mi rostro del suyo y sus facciones se desdibujaron borrosas, producto de las lágrimas.

- Y no me digas que deje de llorar- espeté con un tono de voz entre reproche y orden, como una niña pequeña que quiere salirse con la suya y dejar de escuchar las órdenes de otros.

Solté su rostro con brusquedad y me alejé de él, mirándolo, sin saber que mas añadir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Scorpius Malfoy
Prefecto de Slytherin
Prefecto de Slytherin
avatar

Cantidad de envíos : 56
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Re: Spiralling   Vie Ago 28, 2009 6:44 am

Hice una mueca de no esperar que lanzara casi despectiva e iracundamente mi mano lejos, muy lejos de su brazo. De hecho, no tenía idea de que explotara así. Aunque si un poquito, tal vez...puede ser. Si tomo en cuenta que hace unos momentos develé lo que había entre los dos. Era obvio que Jones y el otro idiota se la pensarían varias veces antes de abrir la boca...y he sabido transmitir esa sensación a los demás de "Si no te callas, ya sabrás que esperar". Moví la cabeza sin entender muy bien por qué sus gritos, estupefacto por que era exactamente lo que había concluído en mis pensamientos allá en clase. Quizá de hecho, si la conozco bien. De cualquier forma, mi parte de la historia también era algo que debía contar...¿No? Era yo el que había hecho que mi familia no estuviera eternamente en el término "Anti-Sangre sucia" o más aún, seguir siendo vistos como Mortífagos; Y aunque mi madre ya lo sabía todo, pero por el lado de mi padre... aún no veo cómo la idea de que su único esté con una Weasley -apellido de la familia que odia hasta la médula a los Malfoy- haga saltar de alegría a Draco Malfoy. Y si eso llegase a pasar, sería demasiado bizarro...y algo digno de dejar a la posteridad.

- ¡¿Señor maduréz?! ¿¡Estas de broma, Rose Weasley!? - pregunté alzando un poco el tono de voz, aunque no tanto como el suyo. Luego como bofetada, la frase de "no poder ser perfecta para él" me pasó por ambos oídos.

No dije nada, y solo me relajé bajando toda esa abrupta ira que pareció por unos segundos florecer de mis entrañas tan solo viéndola de esa manera. No podía estar así, por que solo empeoraría las cosas y no quería que el comienzo fuera así...por más que me gustara pelear con ella, o incluso solo discutir. Por que esto no era solo de mi ego, o de su manía con el órden, o de cual ingeniosos y creativos podíamos ser cuando se trataba de inventar insultos. No.

Abrí la boca para decirle todo lo que había dentro de mi mente, pero no fuéron mas de micras de segundos que en mis entreabiertos labios colisionaron los de Rose. Como si del mismo momento de creación fuera, pero fueron labios en vez de supernovas lo que hicieron que pequeñas partículas explosivas recreando millones de bombardas en mi interior implosionaran para hacer más y más, sin fin. Era su necesidad lo que se sentía; pero no era física, sino una necesidad de recordarse a sí misma que todo esto tenía sentido.

Luchar por amor tiene sentido, y por más irónico que fuera el que estas dos personas lo sintieran el uno por el otro, era amor después de todo. Tan solo algunas veces, tenemos que recordar ese motivo...o hacerlo más fuerte.
Olvidé todo. ¿Qué importaban nuestras familias? ¿Lo que creyeran los demás? ¿Intentar silenciarlos? Al final, la verdad prevalece y los sentimientos se hacen más claros que el agua. Habrían trabas y eso lo sabía desde el momento que supe que queria a Rose Weasley para mí. Aunque ahora esté siendo algo así como "violado oralmente" pero...supongo que...bah! No supongo nada. Se siente bien -correcto- como algo que debe ser de esta manera. ¿Desde cuando se siente bien ser violado oralmente por tu novia? Eso se escuchó tan mal...aunque haya sido solo en mi mente.

Al final del beso, su respiración entrecortada no era por que le haya producido otra cosa más que lágrimas que no comprendía. Me quedé en el mismo lugar, con los sentidos aún descolocados por la sorpresa mezclada con un grado de "gusto" que sobrepasaba al grado usual que antes mis demás novias -de pasatiempo- habían provocado. Aparte de que no sabía que hacer (igual que cuando veía a cualquier mujer llorar) pero esta ocasión era frustrante por que quería hacer algo para que dejara de verse tan...triste.

-Vaya...después de eso, podrías tirarme al calamar gigante y no diría nada. Ni siquiera opondría algún tipo de fuerza...- solté en un suspiro audible. No sabía por qué intentaba sonar gracioso -por que nunca he intentado "ser" gracioso para alguien- pero esperaba que eso funcionara. Caminé un par de pasos, hasta acercarme a donde estaba y con el dorso de mi mano le alce la barbilla suavemente y limpié el llanto, pero aún así no dije nada.

Tan solo le ofrecí mi mano para que la tomara con la suya.

Pareció dudarlo un poco, entre su actitud desconfiada y apagada que es normal después de gritarme, pero la tomó y la conduje hasta una de las bancas dentro de los claros techados en cristal, que habían ahí. En los jardines había un par como estas, que me recordaban a las entradas del metro de París solo que en vez de metal ornamentado en floretes, habían flores; lo que variaba en los tres de los jardines era que éste era de rosas blancas y los otros dos de lirios o alcatraces. La luz se filtraba entre los vitrales color translúcido, dejado solo el blanco de las flores. Esperé a que se sentara -por educación hacia una dama- y yo hice lo mismo.

Aún tenía su mano entrelazada con la mía.

- Tienes razón, Rose. No eres perfecta para mí... - dejé salir en un suspiro, inevitable. La miré a los ojos y pude ver como esa inseguridad parecía hacerse latente. Negué con la cabeza - ...y me complace que no lo seas. ¿Sabes que todos estos años haz sido todo lo opuesto conmigo? A excepción de la competencia académica, siempre haz sido tú. No el "clon perfecto de Rose Weasley" - apreté un poco mas enérgico su mano, y con la otra arreglé el cabello que se le pegaba en las mejillas por las lágrimas - Y tu familia también entra en eso, por que si algo sé por mi padre es que la familia es lo más importante. Ellos te quieren...y yo te adoro, justo como eres. Sin perfección, manía al orden.

Le sonreí .

- Solo Rose. - dije, concluyendo ese tema. - Y lo otro...perdón. Pero, siento que era algo que no podíamos guardar en secreto sin terminar haciéndonos daño.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Spiralling   

Volver arriba Ir abajo
 
Spiralling
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Hogwarts Tercera Generacion :: Hogwarts :: Terrenos de la Escuela. :: Jardines-
Cambiar a: